Santo Tome Corrientes Noticias

Ariel Osores: Socorro mi hijo no confía en mí!

taller para padresElla llego al consultorio con esa frase en su boca. Su voz entre cortada y lágrimas en los ojos.

No era una simple frase ,  más bien significaba la desesperación de una madre confundida al caer en la realidad de que su hijo, su pequeño, ya no confiaba en ella.

No se trataba de falta de amor, ni aceptación era tan solo eso: la incredulidad posmoderna.

 

Cientos de padres sufren hoy con el descreimiento de sus hijos, generándoles conflictos de identidad y pasando malos momentos. Es que ellos no pueden entender que el niño que tanto han cuidado, protegido y educado ahora parezca desconfiar de “las verdades  familiares absolutas”.

 

Que está pasando? Una mirada a la actualidad.

 

Nos encontramos en una era posmoderna. Es indiscutible que la cultura juvenil ha cambiado, y con esta transición se han visto comprometidos los Valores Absolutos que profesaban nuestros padres

Esta Generación tiene una crisis de valores, como dijese el Dr Josh Macdowell “a lo bueno le llaman malo y a lo malo bueno”. En tamaña crisis de absolutos, no es de extrañarse que  nuestros hijos pongan en tela de juicio nuestros valores y aun  lo que es peor, nuestra autoridad.

 

No se trata solamente de los errores que hayamos cometido como padres, sino más bien de una crisis de la Verdad. Hace 30 años existía una sola línea de pensamiento que era reforzada por la escuela, los medios masivos de comunicación y la familia. En otras palabras, lo que usted enseñaba en la casa , seria reforzado por la televisión y por la profesora de turno.

Hoy eso es impensado, ya que estos cambios han realzado la “libre opinión” y el relativismo moral con frases tales como “Hace lo que sentís”, “si está bien para vos… hazlo” “Yo no soy nadie para decirte lo que tienes que hacer”.

 Es justamente este sistema de pensamiento que ha llevado a un descreimiento total de los valores morales y las verdades absolutas.

Si a eso le sumamos la carencia de moral ,que nuestros hijos han visto en nosotros, tendremos como resultado dicha Crisis. No solo Cuestionan el mensaje, sino también al emisario.

  

Que podemos hacer?

 

Buscando respuestas concretas a interrogantes profundas, encontré en la Biblia una historia interesante sobre la INCREDULIDAD. La situación encuentra a Jesús resucitado, presentándose a sus Discípulos. Todos ellos estaban ahí menos uno, Tomas.

El Señor muestra sus heridas y con eso les basta a aquellos seguidores comprometidos, pero no así a Tomas. Es justamente el, quien menciona un parámetro posmoderno, aun miles de años antes de esta era. “Si no meto mi mano en las llagas y en el costado no creeré”.

 Tomas podría haber vivido en nuestra época con esa manera de pensar. En otras palabras, lo que el discípulo incrédulo estaba diciendo era lo mismo que grita esta generación: No ME SIRVE VEER PARA CREER, TENGO QUE TOCAR!

 No Se trataba de un hecho de masoquismo, sino más bien la desesperación de alguien que necesitaba algo más para creer.

 Hoy millones de jóvenes y adolescentes, necesitan ver las marcas de una vida, traspasada para confiar en la autoridad. Fue el mismo Jesús quien invito a Tomas, su discípulo , a poner su dedo en las llagas, ya que Él sabía que solo necesitaba ALGO MAS PARA CREER..

 Nuestros hijos no necesitan historias bonitas, sino cicatrices curadas.

Quizás fuiste educado con bellas anécdotas acerca de los buenos tiempos familiares, pero esta generación, necesita tocar heridas cicatrizadas.

 Tus hijos tienen que saber que aunque fallaste aquella vez, hoy  te has podido levantar.

Que aunque tu marido, su padre, te dejo hoy sigues en pie, dando una batalla más.

Que a pesar de  aquella crisis financiera  parecía matarte, aun continúas luchando con la misma fuerza de siempre. Si quieres ver a tus hijos aceptando tu autoridad, recuperando su confianza en ti, muéstrale tus marcas, las cicatrices de una vida victoriosa

Que ellos puedan reconocer en ti alguien que ha luchado y ha vencido.

Copyright © 2011 Pack Periódico. Todos los derechos reservados. Hosting Joomla Web Empresa

Top Desktop version