La trágica historia de Wey Zapata: perdió un brazo en noviembre, volvió a correr y murió en una carrera de Motocross

Deportes
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

El 15 de noviembre, el piloto de 23 años había perdido un brazo en un accidente de tránsito. Después de una recuperación asombrosa, volvió a competir y falleció este domingo tras una caída en una competencia.

Wey Zapata era un luchador. Pero, sobre todas las cosas, un apasionado del motocross. Había perdido un brazo hace poco menos de seis meses y, luego de una milagrosa recuperación, había vuelto a competir. Sin embargo, toda la alegría y todos sus sueños se apagaron este domingo cuando perdió la vida tras sufrir una caída en una prueba en la localidad cordobesa San Agustín.


El 15 de noviembre del año pasado, Gerónimo Alberto Zapata, más conocido como el Wey Zapata, manejaba un Chevrolet Corsa gris por la Ruta Nacional 40. Aquel domingo, viajaba cansado y perdió el control del auto que empezó a dar vueltas sobre sí mismo. Las fotos del vehículo destruido impresionan. El desenlace podría haber sido fatal, pero esta vez la desgracia llegó con suerte.

A esa misma hora, también pasaba por el lugar una profesional de la salud junto a su marido y su hijo de un año y ocho meses. ¿Ella? Se llama Sofía Moreno y trabajaba (y lo sigue haciendo) combatiendo el Covid para el Servicio Penitenciario Sanjuanino. "Si querés, andá", le dijo su marido que conocía a esta heroína. Y fue.

Cuando vio a la gente amontonada tratando de abrir el auto de Zapata, Sofía entró en acción.

“Era un gran amontonamiento de gente y del auto siniestrado se veía salir un par de piernas. Me acerco al lugar, había un comisario también que pasaba de casualidad por ahí y que se detuvo para ordenar la situación. Me presento y me pide que lo vea al accidentado”, le contó Sofía Moreno al Diario de Cuyo.

“Pude acceder al auto porque otras personas lograron abrir la puerta del acompañante. Lo revisé entero para ver qué lesiones podía encontrar. Vi su brazo y entonces lo que hice fue hablarle para que se mantuviera despierto, manteniendo estabilizada su columna cervical. Le hablaba y corroboraba que no perdiera más sangre por el brazo y él respiraba, con los ojos abiertos”, siguió la mujer en la misma nota.

Para suerte del Wey (como lo conocen sus amigos), Moreno había trabajado en el 107 de la provincia y tenía un postgrado en emergentología. A contrarreloj, la mujer aplicó un torniquete que salvó la vida de Zapata. Fue su ángel de la guarda. Y cuando llegó la ambulancia se subió como si fuera una más del servicio. Ya sabían quién era.

Cuando llegó al hospital, los médicos no pudieron salvar el brazo del motociclista: tuvieron que amputarlo desde la altura del hombro. Pero lo que siguió fue una recuperación asombrosa. De noviembre a estos días, Wey no paró de trabajar en su rehabilitación. Cada semana subía historias a su cuenta de Instagram. El apoyo de sus seguidores fue el combustible que necesitaba para seguir.

El 31 de diciembre, Zapata publicó en esa red social: "Chau a este 2020, un año duro la verdad pero de gran aprendizaje. Gracias a Dios terminándolo con Vida y todas las ganas de que el 2021 sea bendecido con alegrías, éxitos, salud y buena energía. Agradezco a todas las personas que me apoyan incansablemente no tengo palabras de agradecimiento Salud y buen comienzo de año!".

El texto de fin de año de Zapata era acompañado con un salto impresionante donde "el Wey" se lucía con un scrub sobre su moto. Eran otros tiempos. Lo increíble fue que, apenas un mes y un par de días después, el piloto volvía a las pistas. Ahora el salto parado sobre su moto y en la foto se veía claramente que lo lograba con su nueva condición física. La foto fue publicada el 1 de febrero.

“Las probabilidades de que volviera a andar en moto para los médicos, los psicólogos y los psiquiatras eran prácticamente cero. Pero yo me mentalice en la recuperación para mejorar día a día mi equilibro y en eso hice mucho hincapié. Los kinesiólogos me decían que no me centralizara tanto en eso, pero yo pensaba en cómo iba a hacer para manejar la moto”, le dijo a Carburando.

Alberto Zapata regresó definitivamente a las pistas. En su regreso salió undécimo, pero cada vez que daba una vuelta el público lo ovacionaba. Con eso alcanzaba. Pero, tras ese puesto 11, el cuatro de marzo viajó a Chubut y se subió al podio. “Primer podio después de mi amputación. Los resultados del trabajo diario, deseos, sueños y un momento verdaderamente inolvidable”, contó otra vez en Instagram.

¿Qué más podía pedir? Ganar una carrera: "Primer puesto en categoría MX2 (junior o intermedia) no me lo creo todavía. Cada día que pasa puedo sentirme un poco más cómodo sobre la moto y en la vida. El semillero, los chicos de la categoría 50 cm3, salieron al público a recaudar dinero para mi; la verdad, me llenan el corazón, los más chicos me hicieron emocionar, no tengo palabras. Agradecido a Dios por mantenerme con vida y a toda la gente, amigos que me ayudan. Gracias a todos por los mensajes y buenas energías", escribió tras su victoria en Chubut.

Zapata vivía sobre un colchón de endorfinas que lo sostenían. Su motivación era total y así lo manifestaba en su cuenta de IG, el mismo lugar que había encontrado para motivarse durante la rehabilitación.

La semana pasada fue tercero en El Algarrobal, en Mendoza. Pero la película terminó mal este domingo en San Agustín. Allí se presentó en una competencia por la segunda fecha del campeonato cordobés de Motocross.

Esta vez el joven Zapata encaró un salto y no pudo controlar su moto en la caída, lo que provocó que los pilotos que lo seguían desde atrás no pudieran esquivarlo y lo pasaran por arriba.

Zapata fue trasladado al hospital pero esta vez los médicos no pudieron hacer nada y el piloto falleció a los 23 años.

Su muerte causó conmoción en el ambiente y en su provincia. A los cientos de mensajes en las redes sociales se sumó uno del gobernador de San Juan, Sergio Uñac: “Estoy absolutamente conmovido con la triste noticia del fallecimiento del motociclista sanjuanino Wey Zapata. Mis condolencias a su familia y amigos en este duro momento. Que en paz descanses guerrero! En San Juan te recordaremos como un gran deportista y un enorme luchador”.

Fuente: Clarin.com

Visitantes en LÍNEA.

Hay 176 invitados y ningún miembro en línea

Encuesta.

Sabe que se Vota este año?
  • Votos: 0%
  • Votos: 0%
  • Votos: 0%
Votos Totales:
Primer Voto:
Ultimo Voto:

Ads Banners