Racing - Godoy Cruz, por la Copa de la Liga: la Academia la pasó muy mal y el arquero Arias discutió con un dirigente

Futbol
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

El equipo de Sebastián Méndez le ganó 4-2, en Avellaneda, por la octava fecha del torneo; en el entretiempo hubo un cruce del arquero con uno de los dirigentes en el Cilindro

Racing recibió un cachetazo de Godoy Cruz, de Mendoza, y perdió 4-2. Por la octava fecha, buscaba un triunfo para seguir avanzando e ilusionarse con clasificarse para la próxima etapa de la Copa de Liga Profesional. Pero la Academia la pasó mal y cayó por los goles de Cristian Colman (2), el potente delantero paraguayo del Tomba, y los restantes de Tomás Badaloni, con un gran zurdazo, y Sebastián Lomónaco.


BOCA. QUÉ DIJO RIQUELME, DESPUÉS DE CASI 500 DÍAS SIN HACER DECLARACIONES
Cuando el clásico de Avellaneda aparece en el horizonte, Racing tuvo un inesperado tropiezo. El equipo mendocino vuelve a sacar a la superficie las dudas que arrastra la Academia pero que los últimos buenos resultados habían tapado. Y hay peores noticias para Juan Antonio Pizzi, ya que Leonardo Sigali y Tomás Chancalay, dos de los pocos futbolistas de los que se puede afirmar que son titulares para Pizzi, salieron con molestias musculares.

Pero no todo quedó ahí. Las canchas vacías dejan expuestas muchas cosas. En el Cilindro se vivió un momento de tensión que, con público, hubiera pasado inadvertido. Porque si bien no hay hinchas, los dirigentes concurren a las tribunas. Y los gritos de uno de esos integrantes del club generó un cruce con entre los jugadores y esos invitados de la delegación local.

 

ASÍ ESTÁN LAS POSICIONES EN LA COPA DE LA LIGA
En la previa, el técnico Pizzi decidió incluir al juvenil Iván Maggi de entrada en lugar del expulsado Juan Cáceres. Del defensivo planteo ante River pasó a un 4-3-3, con la particularidad de que el ingreso de Maggi ubicó a Enzo Copetti a una banda. El movimiento táctico no le gustó uno de los 150 acreditados locales para presenciar el partido. “¡Copetti de 9!”, gritó alguien desde la platea central, cuando el equipo caminaba hacia el vestuario en el entretiempo.

Al capitán Gabriel Arias, que al parecer logró identificar a la persona que gritó, el pedido lo molestó tanto como el resultado parcial. “¡Cierren el o…, qué mierda gritan!”, disparó el arquero de la Academia antes de salir del campo de juego. La voz del estadio luego pidió a los presentes evitar los insultos.


Más allá de este hecho puntual, el entrenador Juan Antonio Pizzi ya había criticado abiertamente a los dirigentes por la poca paciencia que tienen con el equipo. “Recibimos un golpe muy duro, poco habitual en el fútbol. De la única forma que se sale es todos juntos. El Mago me hizo saber la confianza que tiene en mí. Me hubiese gustado otro apoyo institucional”, había dicho Pizzi después del 0-5 ante River, por la Supercopa Argentina, en Santiago del Estero.

Y no es sólo el malestar del técnico. Los jugadores, sin decirlo públicamente, ya se habían manifestado en contra de esos dirigentes que presionan al equipo y no suman. Todo este panorama de presión y desconfianza se acentúa a pocos días del clásico con Independiente.


Desde lo futbolístico, tuvieron que pasar 502 minutos y tres arqueros distintos -Gabriel Arias, Gastón Gómez, Matías Tagliamonte- para que a Racing le vuelvan a convertir por la Copa de la Liga. Desde la fecha 2, ante Aldosivi, que la Academia no recibía un tanto por el certamen, sin contar los cinco ante River por la Supercopa Argentina ni el de Sportivo Belgrano por la Copa Argentina. Un cabezazo de Cristian Colman alcanzó para desarmar la buena racha por la que llegaba el equipo de Pizzi, con 13 puntos sobre los últimos 15. Al final fueron cuatro los que entraron al arco de Arias.


NI HANDBALL NI RUGBY. EL GOLAZO DE BOUZAT EN EL SHOW DE VÉLEZ ANTE UNIÓN
El descuento de Chancalay


Y la escena que protagonizó Arias grafica el clima que se vive en Avellaneda. Cuando la Academia había arrancado bien en el partido, con confianza en sus futbolistas y generando peligro cerca del arco mendocino, el partido a los 15 minutos ya se había emparejado. Y rápidamente Godoy Cruz pasó a evidenciar las falencias defensivas. Después de ese cabezazo del paraguayo Colman la confianza que había cosechado con los cuatro triunfos en fila y el empate 0 a 0 ante River desaparecieron para el equipo local.

La presión alta del equipo de Sebastián Méndez, sumado a la potencia de Colman, se volvieron un problema sin solución para Racing. Y de uno de esos piques del 17, después de un gran control, llegó el segundo de Godoy Cruz.

Después del entredicho entre el plantel y la platea, la actitud fue otra en el segundo tiempo para la Academia, aunque no estuvo fino en el toque final. Necesitó del error de Damián Pérez, bien aprovechado por Chancalay, para descontar y ponerse cerca en el marcador cuando faltaban 25 minutos para el final del partido.


Parecía que la diferencia física y de jerarquía iban a alcanzar para torcer el resultado. Pero un zurdazo de Tomás Badaloni volvió a estirar el marcador para los mendocinos. Fue un partido a puro gol: Darío Cvitanich marcó el descuento, su primer grito desde noviembre de 2019. Cuando otra vez había olor a empate, Sebastián Lomonaco aprovechó una contra para marcar el 4 a 2 final.

El equipo de Méndez, que venía de perder ante Argentinos y de ser goleado ante River en el Malvinas Argentinas, rescató un empate en la última fecha ante Talleres en Córdoba. Pero, definitivamente, encontró un gran punto de apoyo anímico con el triunfo de este domingo ante Racing por 4-2.

 
“En todos los partidos hay cosas para modificar. No creo que haya sido el partido perfecto. Nos está faltando más solidez porque nos convierten mucho y tenemos que mejorar en ese aspecto. Alguna vez tenemos que terminar con el arco en cero..., aunque es cierto que la jerarquía que tiene Racing es muy buena. Pero mientras tanto nos tenemos que acomodar como equipo y vienen bien esta clase de victorias”, analizó Sebastián Méndez, DT de Godoy Cruz. Y agregó: “Salvo River, el fútbol argentino está muy parejo. Me voy muy feliz porque los delanteros hicieron goles y ojalá se mantenga esta tendencia hasta el final del torneo”.

Darío Cvitanich, uno de los referentes de Racing, dejó en claro tras el partido que deberán recuperarse rápido de cara al clásico con Independiente: “Lamentablemente no pudimos ganar, es un golpe duro porque un triunfo nos dejaba ahí arriba. Hay que dar vuelta la página y pensar en el fin de semana que viene que tenemos un partido muy importante”.

Visitantes en LÍNEA.

Hay 106 invitados y ningún miembro en línea

Encuesta.

Sabe que se Vota este año?
  • Votos: 0%
  • Votos: 0%
  • Votos: 0%
Votos Totales:
Primer Voto:
Ultimo Voto:

Ads Banners