Maíz: nueve claves para cosechar con eficiencia y altos rindes

El Campo
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Sergio Marinelli, experto en cosecha, analiza las principales medidas para que en la trilla del cereal las pérdidas no superen el 1%, que es el límite recomendado.

Comenzó la cosecha de maíz en varias zonas y una de ellas es el sur de Santa Fe donde se esperan los mejores rindes, con promedios de 95 toneladas por hectárea. Desde allí, Sergio Marinelli, conocedor de la tecnología del campo y contratista de cosecha, señala algunas recomendaciones a tener en cuenta para minimizar las pérdidas y maximizar la calidad del grano.


Los límites: “Las pérdidas de cosecha en cultivos de altos rindes no deberían pasar del 1% del rendimiento, para que sean de un nivel aceptable, y estamos hablando de pérdidas totales, o sea, pérdidas de cabezal más pérdidas de cola”, indicó el experto.

Los rolos espigadores: de ese 1% las tres cuartas partes suelen ser originadas por el cabezal y para reducirlas es importante que el cabezal no trabaje muy ligero. "Es decir que los rolos espigadores no giren a excesivo régimen, porque de ser así las espigas saltarán hacia adelante y será más probable que vayan al suelo que al interior de la cosechadora”, explica Marinelli.


Las chapas cubre-rolos: siguiendo con el cabezal, el experto señala que es importante el ajuste de la luz entre las chapas cubre rolos que guían a la planta hacia el centro de los rolos con el objeto de lograr el espigado en ese centro. "Antes, esa luz se regulaba en solo un extremo de las chapas, ahora en los modelos modernos, se regula en los extremos, delantero y trasero. Con ello se evita el corte de las plantas y el ingreso de las mismas a la cosechadora, aumentando el caudal de material a procesar, el gasto de energía y las posibilidades de mayores pérdidas de cosecha”, advirtió.

La camisa del rotor: para controlar la cuarta parte restante de las pérdidas que se originan en la cosechadora, es importante saber si la camisa del rotor esta muy cerrada. "Ello se observará en el material que sale por la cola de máquina, donde se verán fácilmente marcados por los golpes de las muelas del rotor, detalle que se ve a fácilmente simple vista. También puede ocurrir que los marlos salgan partidos y molidos por la cola, lo cual será también debido a la luz deficitaria de la camisa. Todo ello entorpece el colado en la limpieza y genera pérdidas por la cola. Es decir, grano que cae por la cola de las zarandas. Para evitar este inconveniente será necesario abrir un poco la camisa”, recomendó.

“Ahora bien, si la camisa esta demasiado abierta y exista mucha separación entre el rotor y su camisa, comenzarán a salir por la cola de la máquina marlos con granos adheridos. En este caso es necesario reducir la luz camisa-rotor”, aconsejó.

El rotor: “Por otro lado, puede ocurrir que el rotor este pasado de vueltas, es decir que tenga un régimen excesivo en vueltas por minuto, lo cual se nota porque saca muy rápido el material hacia la cola. Y puede llegar a pasar tan rápido que no se produce el colado suficiente, con lo cual ocasionará mayores pérdidas por la cola de la cosechadora. Ante tal condición, habrá que reducir el régimen del rotor”, explicó Marinelli.

“Y por el contrario si el material pasa muy despacio a través de la cosechadora, ello indica que el rotor trabaja con régimen deficiente, lo cual se evidencia por que se generan atoradas. Es decir, sobre carga de material en la camisa y en las zarandas. Y entonces se frena la cosecha y el grano llega sucio a la tolva. La recomendación es aumentar del régimen del rotor”, insistió el especialista.

Combinando la velocidad del rotor y la apertura de la camisa adecuadas se logran las mínimas pérdidas en la cola de la cosechadora.

Camisas de alto rinde: “Seguramente estaremos trillando rendimientos, a veces por arriba de los 10.000 kg/ha, por ello recomiendo equipar a la cosechadora con camisas de alto rinde –con mayor espacio entre alambres o barras que permiten que el material salga más rápido a la zaranda-. Estas brindan un mayor colado en el rotor y por lo tanto la zaranda trabaja si atoradas y por ende sin pérdidas”, destacó Marinelli.

Velocidad de cosecha: “Otro factor que permite aumentar la capacidad de colado es bajar la velocidad de cosecha, que es una de las más efectivas herramientas para minimizar las pérdidas de cola”, señaló el experto. Por otro lado es muy recomendable medir y evaluar estas pérdidas para mantenerlas acotadas.

“Si bien las camisas de alto rinde han sido desarrolladas para maíz, también en soja estan dando buenos resultados. Y ello es debido a que, en la mayoría de los casos, se esta trabajando con plataformas sojeras muy anchas, de 40 a 45 pies. Ello hace que ingrese mucho material a la cosechadora por unidad de tiempo. Y precisamente son máquinas con capacidades de proceso entre 80 a 100 toneladas por hora de material. Y como se trata de llevarlas llenas para alcanzar su mayor rendimiento, se recomienda equiparlas con camisas de alto rinde a fin de evitar atoradas”, aconsejó.


Consultar el manual: “En todo caso, es fundamental, consultar el manual de la máquina, donde todo fabricante incluye regulaciones básicas para aplicar como punto de partida en el inicio del trabajo. Luego, partiendo desde allí, cada operador le dará el ajuste fino necesario”, recordó Marinelli.

Fuente: Clarin.com

Control de cada carga: “En cuanto a tecnología en cosecha que se comienza a ver en el campo, podemos citar los sistemas de pesada on line en los equipos de cosecha que trasmiten en tiempo real, datos referentes a la entrega del grano desde la cosechadora al camión. Estos datos se pueden observar en la pantalla de un smartphone, tablet o computadora desde cualquier ubicación, y entre ellos se consignan los kilogramos de cada carga, la fecha y hora de principio a fin de cada descarga, el camión que recibe con su patente entre otros”, detalla Marinelli.

“Si consideramos que una máquina carga por jornada 30 camiones de maíz entre las 10 de la mañana y las 12 de la noche, nos podemos dar cuenta que esta es una gran ayuda para el control de la cosecha, que se paga sola”, concluyó el experto.