Horacio Rodríguez Larreta y Axel Kicillof preparan el encuentro, pero la Ciudad por ahora no evalúa más restricciones

Nacionales
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Los mandatarios tiene previsto el contacto, aunque las posturas se diferencias. Preocupación por la noche y el aumento de casos.

Como en los peores momentos del año pasado, pero sin la robustez política del 2020, Alberto Fernández quiere volver a ponerse el traje de mediador entre Horacio Rodríguez Larreta y Axel Kicillof frente al aumento vertiginoso de casos de coronavirus en el Área Metropolitana, y las estrategias contrapuestas de ambas administraciones.Como en los peores momentos del año pasado, pero sin la robustez política del 2020, Alberto Fernández quiere volver a ponerse el traje de mediador entre Horacio Rodríguez Larreta y Axel Kicillof frente al aumento vertiginoso de casos de coronavirus en el Área Metropolitana, y las estrategias contrapuestas de ambas administraciones.

Horas después de confirmarse su test positivo de COVID, y de aislarse solo en Olivos, el Presidente habló durante quince minutos por videollamada con el jefe porteño, en la tarde del sábado. "En el transcurso de la semana volvemos a hablar ya para fijar una política sanitaria coordinada para el AMBA", resumió Fernández la conversación en sus redes sociales. Lo presentó como el "señor jefe de Gobierno de la CABA". El año pasado, en los momentos más complejos de la pandemia, llegó a llamarlo "mi amigo Horacio Rodríguez Larreta".


Este domingo, el jefe de Estado volvió a levantar el teléfono pero para hablar con Kicillof: el gobernador contó que conversó con Fernández sobre la situación sanitaria bonaerense, y que quedaron en coordinar con el jefe de Gobierno "los pasos a seguir para detener el alarmante incremento de los contagios en la región del AMBA".
Rodríguez Larreta está igual de preocupado que Kicillof por el incremento de casos. Este domingo, de hecho, las cifras volvieron a prender las alertas: 5.274 positivos en la Provincia y 1.944 en la Ciudad, dos cifras altísimas por tratarse de fin de semana. Pero el apuro de la administración provincial por restringir actividades no tiene eco en la gestión porteña.


En las últimas horas incluso trascendió

que el Presidente y Rodríguez Larreta habían vuelto a comunicarse para tratar de encausar aún más el vínculo tripartito, ante las declaraciones públicas bien diferentes entre funcionarios de ambas gestiones por la hoja de ruta a seguir en el AMBA. Voceros de la Ciudad y de la Casa Rosada aseguraron, sin embargo, que la único charla que existió entre ambos fue la del sábado.
Este domingo, el jefe porteño se tomó parte del día para viajar hasta Exaltación de la Cruz, a la casa de Elisa Carrió, que armó un almuerzo de pascuas con Rodríguez Larreta, algunos íntimos, el diputado Maximiliano Ferraro y legisladores porteños de la Coalición Cívica.
Alberto Fernández, Axel Kicillof y Horacio Rodríguez Larreta, en Olivos, a fines del año pasado.Alberto Fernández, Axel Kicillof y Horacio Rodríguez Larreta, en Olivos, a fines del año pasado.


Según confiaron fuentes oficiales, el jefe de la Ciudad y el gobernador preparan el encuentro para los próximos días, entre martes y miércoles, para empezar a discutir los pasos a seguir ante la escalada exponencial de casos. "El año pasado avanzados con fuertes restricciones con el 60% de las camas ocupadas. Ahora no llegamos ni al 40%", explican desde la mesa chica de Rodríguez Larreta.
Rodríguez Larreta y Kicillof se intercambiaron mensajes el miércoles y el viernes. El jefe de Gobierno le pidió a Kicillof esperar unos días después del fin de semana para ver como evolucionan los contagios después de semana santa. La diferencia de positivos del domingo pasado a este en Provincia es de 2.000 casos más en estas últimas horas.
Este domingo, los jefes de gabinete de ambas administraciones -Felipe Miguel, por la Ciudad y Carlos Bianco, por la Provincia- hablaron por teléfono. Y quedaron en seguir en contacto en las próximas horas, antes de que se comuniquen Rodríguez Larreta y Kicillof.


El bonaerense está dispuesto a avanzar con restricciones. Pero los objetivos de los encargados del área de Salud en la Provincia a veces no tienen correlación con los del propio gobernador, consciente, como su par de Ciudad, de que el humor social no es el adecuado para avanzar en restricciones como las del año pasado.
"Nosotros analizamos tres ejes: nocturnidad, transporte público y actividades recreativas", resumen desde La Plata. En la sede porteña de la calle Uspallata aseguran, por ahora, que el único margen de acción pasa por la nocturnidad: bajar, por ejemplo, el horario de cierre de la gastronomía de 2 AM a la medianoche.

El plan de avanzar en la implementación de cuatro semanas "muy duras", como trascendió de fuentes del Ministerio de Salud bonaerense, no tendría, a priori, ningún tipo de respuesta exitosa por parte del gobierno porteño. "Serviría si el plan de vacunación avanza con celeridad y en esas semanas vacunas a toda la población de riesgo. Pero hoy no parece", abundaron a este diario desde Uspallata.
Según el último reporte oficial, se distribuyeron a este domingo 5.893.445 dosis en todo el país en el marco del plan de vacunación.


 Fuente: Clarin.com

Visitantes en LÍNEA.

Hay 290 invitados y ningún miembro en línea

Encuesta.

Sabe que se Vota este año?
  • Votos: 0%
  • Votos: 0%
  • Votos: 0%
Votos Totales:
Primer Voto:
Ultimo Voto:

Ads Banners