Santo Tome Corrientes Noticias

Cada vez más sola y aislada, la premier británica quedó al borde de la renuncia

Horas, días o semanas. Nadie duda de que Theresa May se va a ir del gobierno británico, presionada por la cólera del Partido Conservador y sus electores.

Horas, días o semanas. La primera ministra Theresa May se va a ir del gobierno británico, presionada por la cólera del Partido Conservador y sus electores. El único interrogante es exactamente cuándo. Si se va en las próximas 72 horas o durará hasta que se inicien las negociaciones por el Brexit en Bruselas. La primera ministra continúa en Downing St pero sin poder, sin aliados y sin plan.

Furiosos diputados le reprochan “la más desastrosa campaña de la historia del partido" y se oponen al acuerdo que ella quiere formar con el DUP, el partido de los unionistas protestas democráticos de Ian Paisley, el más reaccionario de Irlanda del Norte. Con la pérdida de su mayoría parlamentaria, su coalición con los irlandeses protestantes ya está creando una feroz migraña a May, que ha dormido muy poco en las cruciales horas donde su futuro está en discusión.

Un desafío a su liderazgo está organizándose entre bambalinas para desalojarla, mientras se han reunido en una petición 300.000 firmas para exigir que no haya acuerdo con el DUP, anti gay, anti aborto, anti teoría de la evolución y que se opone a las reformas sociales. Una secta religiosa que presidió años el reverendo Ian Paisley, que ha ganado las 10 bancas que May desesperadamente necesita para completar su mayoría.

Pero con Irlanda del Norte a favor de permanecer en Europa en el referéndum, los líderes de DUP exigen un "Soft Brexit" y una apertura de la última frontera europea en Irlanda con la de ellos, en nombre del Acuerdo de Paz del Viernes Santo, que puso fin a la guerra civil religiosa en la provincia.

Consultas para un desafío al liderazgo han iniciado el actual canciller Boris Johnson y el secretario del Brexit, David Davis, entre sus pares diputados Torys para reemplazarla. Los otros candidatos son su actual Chancellor de las Finanzas, Philippe Hammond, y la ministra del interior, Ambad Rud. La traición ya está en camino. Sólo hay que fijar el día para implementarla, cuando sólo faltan 9 días para el inicio en fecha de las negociaciones por el Brexit en Bruselas, que la canciller alemana Ángela Merkel ratificó desde México.

El favorito para reemplazarla es Boris Johnson, actual canciller y líder del Brexit. Los que conocen a Boris, ex alcalde de Londres, saben que es un ambicioso político, mucho más pro europeo de lo que la opinión pública conoce y que favorece la inmigración. Pero Hammond puede ser su contrincante más creíble.

Los torys son famosos por su brutalidad en la derrota. El Día Después, los perdedores son eso: ”loosers” y no hay perdón para ellos. Las horas y días que vienen van a mostrar estas características, como en la versión “Julius Cesar” de William Shakespeare.

Después de una noche electoral alucinante, otras 24 horas horas inolvidables en la historia política británica. Cuando diez de sus ministros perdieron la banca, Theresa May se preparaba completar su gabinete. El problema que tiene es muchos de los consultados rechazan forman parte. Muchos de los consejeros torys en Londres y asistentes de diputados votaron a los liberales demócratas en esta elección para hacer frente a su Hard Brexit. Ese es su actual estado de lealtades.

Sin remedio, ratificó ayer a los más importantes de su viejo gabinete solo para mostrar estabilidad en tiempos de ciclón en su partido. Pero no significa que los elegidos sean sus leales. May hizo una campaña presidencialista, para ella, en busca de un mandato personal y se ha quedado sola.

El chancellor de las Finanzas, Philipp Hammond, que ella pensaba echar del gabinete si ganaba la mayoría que ha perdido, mantuvo una violenta conversación con la premier exigiéndole que nomine a un viceprimer ministro para que la controle y despida a Nick Timothy y Fiona Hill, los dos “lunáticos” asesores que la llevaron a esta catástrofe autoinfligida.

El 59 por ciento de los militantes conservadores cree ahora que May debe renunciar, de acuerdo a un sondeo realizado en el sitio de Conservative Home. El 36,66 considera que debe permanecer.

La probable coalición con el DUP horroriza a los diputados tories, que sufrieron al reverendo Ian Paisley como diputado en la Cámara de los Comunes y conocen profundamente sus convicciones religiosas. La líder conservadora escocesa Ruth Davidson, nueva estrella tory, gay y a punto de casarse con su pareja, se opuso a esa posibilidad.

La primera ministra necesita desesperadamente hacer pasar en el Parlamento el discurso de la reina Isabel anunciando los planes del gobierno, con la ayuda de los democráticos unionistas.

El ex canciller William Hague dijo que hay “muy serias lecciones que aprender” tras las elecciones pero previno al partido contra un desafío parlamentario ahora. ”Los votantes no quieren más meses de incertidumbre y convulsiones. Ellos quieren ministros que lleven adelante su trabajo, mientras reconocen la democracia y sus circunstancias”, aseguró hoy Lord Hague.

El Brexit que se va a aplicar es una incógnita. May perdió el mandato de su propio referéndum por el Brexit. Los propios conservadores votaron laborismo para bloquearlo. Europa sabe que ella ha perdido el mandato, está débil, no tiene el respaldo de los electores. ¿Es que ella tiene un mandato para irse de la UE sin acuerdo, como amenaza? No.

Ahora la Cámara de los Lores pude usar usar su capacidad legislativa para bloquear el Manifiesto Tory y frenar la partida británica del mercado único europeo y la unión aduanera, otras de las dos promesas de May.

A 48 horas de una elección general catastrófica para los torys, Gran Bretaña se encamina a un probable desafío partidario y parlamentario que eyectará a May del gobierno y del liderazgo conservador y simultáneamente, a otro elección general. Una vertiginosidad e inestabilidad política a la que no están habituados los británicos. Pero que les recuerda los efectos que puede tener en su calidad política y de vida el Brexit y sus consecuencias.

Un partido dividido, el Brexit, sin mayoría parlamentaria y sin aliados, han vuelto la posición de May absolutamente insostenible y peligrosa para los intereses británicos.

Copyright © 2011 Pack Periódico. Todos los derechos reservados. Hosting Joomla Web Empresa

Top Desktop version