Santo Tome Corrientes Noticias

La semana financiera

Renegociar la deuda con o sin quita: un dilema sin salida fácil y con mucha incertidumbre. La idea de reprogramar los pagos sin modificar los montos se sustenta en la creencia de que así se volvería a conseguir financiamiento internacional. Pero tendría altos costos.

La primera sensación de los operadores financieros fue de alivio por considerar que el candidato del Frente de Todos se acercaba a propuestas moderadas y amigables para encarar un problema de alta sensibilidad para una Argentina estancada y sin posibilidades de financiamiento externo.

Cualquiera sea el candidato que gane las elecciones tendrá que enfrentar una realidad palpable: los pagos de deuda pública entre enero y diciembre del año próximo representan US$29.000 millones repartidos casi en mitades entre obligaciones en dólares y en pesos. Y con esos números se inició una discusión profunda entre los economistas sobre cómo encarar la reprogramación de los pagos.

La posición de los economistas "albertistas" de que el "reperfilamiento" debe consistir solo en el alargamiento de plazos se basa en la creencia de que por esa vía se aceleraría la posibilidad de volver a conseguir financiamiento en el mercado internacional.

El punto difícil de esa posición es que, sin quita, el ajuste que deberá encarar el Gobierno para conseguir un superávit fiscal creíble sería muy importante.

A modo de síntesis, el dilema de la deuda se resume en que a menor quita en los bonos, el superávit fiscal necesario será mucho mayor para convencer a los acreedores de que los pagos estarán garantizados. Más quita exigiría menos superávit pero, se supone, menos confianza de los mercados.

La urgencia para el próximo Gobierno, además, está en que los compromisos más abultados del año próximo se concentran entre enero y mayo (casi US$23.000 millones).

La sensibilidad del problema, además, se agudiza al ver la necesidad de emitir pesos que tendría el Central y el posible impacto inflacionario, aun cuando un posible Gobierno de Alberto Fernández pondría en una situación destacada un acuerdo de precios y salarios para combatir la inercia inflacionaria.

Copyright © 2011 Pack Periódico. Todos los derechos reservados. Hosting Joomla Web Empresa

Top Desktop version