Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

FUENTE: EL LITORAL.-  Eduardo Etchegaray advirtió una lentitud de la Justicia, que ni siquiera hizo la cámara Gesell, y denunció amenazas del acusado. 
El abogado Eduardo Etchegaray Centeno, que representa a la madre de la joven de 14 años, de Garaví, que habría sido abusada sexualmente por el director del hospital local, advirtió que pedirá la urgente detención del médico y la realización de la cámara Gesell a la menor. Además se mostró preocupado por la lentitud con que actúa la Justicia a pesar de la gravedad del caso.

Los abusos habrían comenzado cuando la nena tenía 13 años, y la madre descubrió esta situación cuando la joven le contó que el médico la trataba con inyecciones anticonceptivas para que no quedara embarazada.

Etchegaray Centeno habló ayer para un medio televisivo local donde remarcó que “desde el pasado 7 de julio está hecha la denuncia por parte de la madre de la menor, quien con total valentía fue a la comisaría y se inició una causa por abuso sexual gravemente ultrajante, pero hasta el día de la fecha no se ha hecho siquiera la cámara Gesell, que es la prueba fundamental para probar esta clase de delitos”, y opinó que “es una barbaridad porque se trata de una nena que fue abusada por esta persona mayor que es un médico, el único profesional médico de Garaví”.

Además agregó que “la esposa del médico, antes de fallecer, le pidió a la madre de la menor para que su hija compartiera tiempo con sus hijas, que haga de una especie de niñera, porque el médico tiene una niña de la misma edad y otra más chica”, relató.

Agregó que “el médico aprovechándose de esa situación, con algún medio de seducción, de manipulación, o de perversión, empezó a mantener relaciones sexuales con la menor, la minoridad por sí ya determina el abuso sexual”, planteó.

Luego, “la madre junto con el padre y el abuelo de la adolescente encararon al médico, quien sin ningún tipo de vergüenza les reconoció el hecho”.