“La situación es desesperante y roza lo irracional”, advierten los productores de huevos

El Campo
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Desde el sector avícola advierten que muchas empresas pueden desaparecer por el alza de los costos y la imposibilidad de actualizar sus precios.

Con un techo bajísimo de precio y sin piso alguno de costo. Así está armada la frágil estructura de una granja típica del sector avícola en estos días de control gubernamental de valores de venta, inflación descontrolada y liberalización de los cereales que funcionan como insumo para la producción de huevos. “Es, a todas luces, una granja que con un viento puede caerse en un minuto”, grafica el presidente de la Cámara Argentina de Productores Avícolas (CAPIA), Javier Prida, para ilustrar el momento que atraviesa el sector.

Como en el popular relato de Los Tres Chanchitos, esa casa podría ser volteada de un soplido si no se toman las medidas necesarias para reafirmar sus vigas y cimientos. El cóctel explosivo que tiene a los productores de huevos en estado crítico se resume en un aumento de costos de los insumos del 130% -soja, maiz y alimento balanceado- entre marzo de 2020 y mayo de 2021, con un aumento autorizado de venta a los productores de huevos del 23,4% en la categoría Precios Cuidados y del 5,5% en Precios Máximos, según los números oficiales de CAPIA.

A este escenario se sumaron los aumentos en el resto de los componentes de la cadena productiva: costos de logística, de combustible, de mano de obra y de envases, que subieron en todos los casos más del 50%.

“La situación es desesperante, y roza lo irracional: con esa política de actualización de precios en 14 meses, el contexto inflacionario, el incremento del precio de la soja, el maiz y el alimento balanceado y los demás insumos y cargas salariales no hay estructura que resista”, sostiene Prida.

Cuando se entra en el detalle de la situación, la carga mas lesiva para el sector es la que imponen los Precios Máximos, explican en CAPIA. Es esta categoría la que más castiga al sector, porque no permite actualizar los productos premium, y subsidia a consumidores que pueden pagar el precio de mercado. “Hoy el productor que le entrega al supermercado esta obligado a perder 17 pesos por docena. Y el que vende a precio común, pierde 14 pesos por docena”, sostiene Prida.

¿La solución inmediata que piden? El cumplimiento por parte de las autoridades de lo que recuerdan como una promesa de la primera línea de la Secretaría de Comercio Interior ante CAPIA y los productores cuando se anotició, en enero de este año, de la grave situación del sector: sacar los productos no masivos del Programa de Precios Máximos, sosteniendo en Precios Cuidados los dos productos de consumo masivo.

Esa medida, que no resuelve el problema de fondo, permitiría mitigar, al menos parcialmente, el cóctel explosivo de incremento de costos y tope de precios que tiene a la industria al límite.

“Otra medida sería que el gobierno achicara el margen de rentabilidad de los supermercados que hoy ronda entre el 70 y el 110% en la comercialización de huevos, comprándole a 82 pesos la docena al productor para remarcarla y venderla a 148 pesos promedio”, dice Prida.

Un elemento adicional en el contexto descripto por los productores es lo que en el sector identificaron como una sobreoferta de importaciones de huevo desde Brasil a precios que no cubren los costos. Las importaciones provenientes desde ese país, explican, representan el 35% de las exportaciones argentinas de huevo en polvo, que son de aproximadamente 1800 toneladas en 2020. ”Se importaron 600 toneladas de Brasil en 2020. Por ahora no se importa huevo con cáscara, pero tememos que se quiera avanzar en esa senda. Y si esto pasa, va a debilitar más el mercado, y nos va a terminar tirando el precio más abajo, destruyendo la producción”, sostiene Prida.

La producción de huevos en la argentina cayó desde diciembre de 2020 a la fecha. 2021 comenzó con 48.000.000 de gallinas, las cuales produjeron en 2020 la fenomenal suma de 14.054 millones de huevos. En los primeros 4 meses de 2021, los cálculos sectoriales indican que se ha cerrado por debajo de los 45.500.000 de gallinas, con una fuerte reducción de productividad. “En los primeros 4 meses de 2021, bajaron los niveles productivos un 3,23%. Perdemos casi un 1% mensual de producción, y si continúa este ritmo, tendremos a fin de año un 12% menos de producción. Hoy estamos dejando de producir 1.200.000 huevos diarios”, sostiene Prida.

El consumo, por otro lado, no cayó en sintonía con esa merma productiva. “Está sostenido porque está subsidiado por los productores”, afirma Prida. En materia de salarios, la negociación está aun abierta, con el gremio que pide un incremento del 62,5%.

Los avícolas, de todos modos, confían en que el Gobierno es consciente del aporte que general el sector a la economía y que en algún momento enderezará el rumbo, a sabiendas de que está en juego la estabilidad de establecimientos productivos en 20 de las 24 provincias del país que transforman todos los días granos en proteína animal, con una industria transversal e integradora.

 

Fuente: Clarin

Visitantes en LÍNEA.

Hay 121 invitados y ningún miembro en línea

Elecciones Santo Tomé.

Hay 3 Candidatos Perfilados a Intendente.
  • Votos: 0%
  • Votos: 0%
  • Votos: 0%
  • Votos: 0%
Votos Totales:
Primer Voto:
Ultimo Voto: