Anuncian el cierre de uno de los frigoríficos más grandes del país y los trabajadores acusan al titular del Sindicato de la Carne

El Campo
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Se trata de Arrebeef, en la localidad de Pérez Millán, partido de Ramallo. Los trabajadores acusan a Luis Pérez, quien conduce el gremio desde hace décadas.

En medio de un clima tenso y con cientos de trabajadores y familiares tomando la planta, el frigorífico Arrebeef, uno de los más grandes del país y que emplea a 1.000 personas, anunció este viernes que deja de funcionar.


Los trabajadores acusan al titular del Sindicato de Trabajadores de la Carne en la zona norte, Luis Pérez, quien se desempeña en el cargo desde hace décadas.

"Me encuentro con un problema que no puedo resolver. Hoy lamentablemente tengo que informarles que Arrebeef ha dejado de funcionar. Arre Beef no trabaja más", dijo el presidente de la empresa, Hugo Borrel, con un megáfono y de cara a los cientos de trabajadores que reclaman aumentos salariales y también que se les permita elegir a un nuevo delegado gremial.

Y agregó: "Hoy estamos en conciliación obligatoria y acá se suben a sillas, gritan y aplauden y no se bien qué porque estoy entre los 3 o 4 frigoríficos que pagan, y pago puntualmente los días 5 y 20 de cada mes".


En Arrebeef los trabajadores cobran por quincena. Los empleados denuncian que los ingresos son muy inferiores a los de otras empresas de la zona. Según detallaron a Clarín allegados a los trabajadores, un empleado que se desempeña como despostador en Arre Beef cobra 25 mil pesos por quincena, mientras que quien cumple la mis función en el frigorífico La Anónima de Salto percibe el doble.

Aseguró Borrel que "esta situación no se va a revertir, venga quien venga", y lanzó: "Veré qué hago con la carne que tengo colgada y veré qué hago con la hacienda que se está muriendo en los corrales".

El reclamo de los trabajadores lleva semanas y llegó al punto de que cientos de ellos decidieron parar por tiempo indeterminado y tomar la planta en medio de la conciliación obligatoria.


En medio reclamo salarial subyace además una interna gremial. Es que los trabajadores quieren cambiar la representación gremial y acusan a Pérez de impedirlo. Días atrás, y cuando aún el conflicto no había escalado hasta el cese de las actividades, cientos de trabajadores de Arrebeef se manifestaron frente a la sede del Sindicato de Trabajadores de la Carne para pedir su renuncia y la realización de elecciones.

Mientras Borrel cuestionaba a los empleados que, según él, buscaban el conflicto, entre los cientos de trabajadores señalaban que "la culpa es de Luis Pérez".

"Miren señores, no estoy para atender cuestiones particulares, la decisión ya la he tomado. No se si es culpa de Pérez, Juan o Antonio, pero ustedes se deberán hacer cargo de explicarle a sus familias por qué hemos hecho lo que hemos hecho", sentenció el empresario, en medio de los cuestionamientos de sus empleados.

El frigorífico cuenta con una superficie de 26.200 m2 y tiene una capacidad de faena de 30.000 cabezas por mes. Los productos, que comercializaba bajo cuatro marcas distintas, eran destinados tanto al mercado local como internacional.

También la empresa tiene una planta de ciclo 2 localizada en Escobar con capacidad para despostar 400 toneladas al mes.

Cabe señalar que la industria frigorífica viene de una situación compleja. Uno de ellos, precisamente, era la actualización de los sueldos a sus trabajadores pero los frigoríficos no pueden hacer lo mismo con el precio de sus productos. Además, el consumo en el mercado local bajó a menos de 50 kilos por persona.

En cuanto a la exportación de carne, el rubro enfrenta varios desafíos vinculados con el coronavirus, como los estrictos protocolos impuestos por China y la merma en la demanda europea de cortes de alto valor, pero también con la situación cambiaria local.

Según el Indec, en enero las exportaciones de carnes bovinas sumaron 68.500 toneladas, cifra está ligeramente por debajo de diciembre pasado y se facturaron 198 millones de dólares. El precio medio fue de 2895 dólares la tonelada, 21% menor al de enero 2020 y se encuentra entre los más bajos desde 2009.

Así, con las complicaciones mencionadas tanto en el frente interno como en el externo hicieron que enero fuera un mes de baja producción y de mayores dificultades para el funcionamiento y el resultado de las empresas. En este sentido, la faena fue de las más bajas del siglo, con apenas de 50.000 animales, casi 20% por debajo de algunos meses de 2020.

Fuente: Clarin.com

Elecciones: Cuenta Regresiva.

Visitantes en LÍNEA.

Hay 211 invitados y ningún miembro en línea

Elecciones Santo Tomé.

Hay 3 Candidatos Perfilados a Intendente.
  • Votos: 0%
  • Votos: 0%
  • Votos: 0%
  • Votos: 0%
Votos Totales:
Primer Voto:
Ultimo Voto: