Úrsula Corberó y Álvaro Morte anticipan lo nuevo de La casa de papel, que vuelve para despedirse

Espectaculo
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Desde sus respectivas casas en Madrid, charlaron vía Zoom con Clarín: de la serie que vuelve este viernes 3 (Netflix) y de sus vidas.

El Profesor y Tokio: Álvaro Morte y Úrsula Corberó, dos miembros clave de la banda más querida del streaming.


El timbre en la casa de Álvaro Morte no da respiro. Ése es el costo para hablar con el actor español un miércoles en hora pico, desde su casa en Madrid. “Mi familia está afuera sin llaves y tengo que abrirles la puerta”, se disculpa mientras, en la misma ciudad pero con mejor suerte, Úrsula Corberó, su compañera en La casa de papel, se une al Zoom con Clarín reivindicando los encuentros virtuales.


“Hay algo medio impersonal, de no poder mirar a la persona cara a cara, pero nos toca familiarizarnos. Ayer nos vimos con Álvaro después de muchos meses y de golpe fue una situación un poco extraña, porque estamos acostumbrados a estar todos los días juntos desde hace 4 años", confiesa Úrsula.

Y agrega: "Fue bastante shockeante, también, porque tanto él como Pedro Alonso (Berlín) están ahora en otros proyectos y tienen una barba gigante y el pelo larguísimo. Todos estamos diferentes”, subraya sobre el reencuentro con el elenco del boom de Netflix, que este viernes 3 de septiembre estrena su quinta y última temporada.

Dividida en dos tramos de cinco capítulos -los decisivos verán la luz en diciembre-, con la yapa de la incorporación Miguel Ángel Silvestre (el galán de Velvet), promete un final épico con toda la carne al asador.

“Creo que es necesario y conveniente cerrar La casa de papel al menos ahora. Cuando estiras demasiado una historia, corres el peligro de descarrilar en términos de que ya no sea interesante para el público. Fue una sensación muy bonita, y a la vez de nostalgia, la de cerrar un círculo”, asume El Profesor y líder de la banda de atracadores en la ficción.

-¿Una nostalgia feliz?

Morte: Pero claro, son 5 años y, más allá del éxito de lo que significa la serie, está el contacto con el equipo con el que trabajamos de lunes a viernes todos los días, tantas horas. Cuando terminé de rodar lloré como un niño pequeño. En estas producciones hay varias unidades y mi último día me tocó grabar con la misma gente con la que empecé.

-¿Vos también somatizaste por ese lado, Úrsula?

Corberó: ¿Quién te lo ha dicho? (Risas) Sí, lloré mucho y soy bastante llorona de por sí. Pero me sorprendí a mí misma, no sé qué me pasó: las últimas dos semanas estaba fatal, como pasando un luto. Somaticé y me puse mala. Siempre que termino los rodajes me pongo mala (enferma), es curioso lo sabio que es el cuerpo y no se pone enfermo hasta que sabe que sí ya se puede.

Y detalla: "Y si no me pasa con el estómago, me sale un herpes o un orzuelo. Pero eso es bueno, porque si no sacara esas cosas significaría que se quedaron adentro".

-Uno de sus compañeros de elenco se fue a un retiro de meditación al terminar el rodaje. ¿Tan intenso fue?

Corberó: Seguro fue Pedro Alonso, ¿no? Pues mira, cuando terminé me fui a Barcelona, mi tierra natal, porque necesitaba a mi mami y a mi papi, sentirme arropada por la familia y sentirme una niña otra vez. Después hice algo que llevaba 4 años intentando hacer: alquilé una casa en Ibiza un mes, en medio de la nada, sin cobertura, y tenía visitas de vez en cuando.

Sin problemas para hablar de su vida sentimental, comparte que "estaba con Chino (Darín), mi chico, y una semana venía mi familia o amigos. Solo quería estar relajada, en silencio y en contacto con la naturaleza".

Morte: Yo tampoco necesito demasiado, no me hace falta desconectar tres meses para limpiar la cabeza del trabajo. Cuando pude parar, lo único que estaba deseando era pasar tiempo en familia y disfrutar de la playa, estar tumbado con un libro. Pero no soy de irme a meditar, para mí la mejor meditación es estar presente en el día a día en familia y reírme con mis hijos y sus locuras de 6 años.

-También está el lado B del fenómeno, que es el costo de la intimidad. ¿Es un precio muy alto?

Morte: Es un costo muy alto, pero tenemos que entenderlo y no podemos luchar contra ello y ponernos de mal humor. De repente hay una pérdida de la intimidad y del anonimato tremendas, pero debo decir que la mascarilla me ha ayudado mucho y he recuperado cierta normalidad en ese sentido.

Dice que, "con los fans, el personaje de El profesor genera cierta distancia y es muy respetado. Pero también, por ejemplo, me han llegado a pedir una foto en el funeral de mi padre. Luego esa persona se ruborizó y me pidió perdón. A mí lo que más me perturba es cuando esto salpica a mi familia, hubo un momento en que se acercaban fans y mis hijos, que son mellizos de 6 años, se pusieron a llorar porque no entendían qué pasaba con papá".

Va a ese momento y recuerda: "Y ahí tomé la decisión de, cuando vaya con ellos, decir 'Lo siento mucho pero necesito protegerlos de todo este circo que es la fama'. Que intento manejarla con humor, sensatez y humildad".

-Y cuando no tenías esa fama efervescente, ¿es verdad que fuiste camarero?

Morte: He sido varias cosas, como cualquier actor. La mayoría de mis compañeros ha trabajado de camarero o de repartidor de pizzas o de mensajero. Pero, por supuesto, me acuerdo mucho de cuando empezaba y no tenía cómo pagar el alquiler a fin de mes, eso no se me olvida. He pisado los peores teatros de España, en los sitios más nefastos para ganar una miseria e intentar sobrevivir de mala manera.

Pero aclara: "Siempre intenté hacerlo de forma íntegra y no agarrar trabajos en los que no creyera, para no arrepentirme veinte años más tarde".

-Cambiando de tema: se habló mucho de un guiño para vos, Úrsula, en "El Reino", cuando El Chino usa una remera con la inscripción “Tokyo”. ¿Te halagó ver ese gesto de tu pareja?

Corberó: Vi El Reino (serie argentina, en Netflix) hace poco, de hecho la vi con Chino y me gustó muchísimo. Pero flipé cuando vi eso y le dije: 'Chino, no me habías dicho eso…'. Y le pregunté: '¿Es por mí, no?' (así se llama su personaje de La casa...). Y me contestó: 'Supongo que sí, no sé…'. No te voy a engañar que me hice ilusión, pero no termino de saber si fue un guiño o no…

-No se hizo cargo…

Corberó: Yo me lo voy a tomar como que sí, porque me pone más contenta (risas).

-El año pasado conviviste 4 meses en casa de los Darín por las restricciones sanitarias. ¿No le tomaste el gustito a la idea de instalarte en Buenos Aires?

Corberó: Yo me instalo bastante en Buenos Aires, desde el primer día que fui me enamoré. Cumplo años el 11 de agosto y, para mí, el mejor plan es poder irme a esquiar como regalo a Bariloche. Es verdad que lo de la pandemia fue fuerte y, más allá de que estuve comodísima, tenía mi familia lejos y por cómo estaba la situación en España lo pasé muy mal.

Y cuenta que "después necesité un respiro, porque es verdad que fue muy intenso. Pero ahora ya me estoy planteando volver".
-¿Vivirían en Buenos Aires?

Corberó: ¿Vivir? No. La cabra tira al monte, como dicen. Pero tampoco siento que viva mucho en España. Estos dos últimos años viví un poco en todo el mundo, entonces siento que somos un poco ciudadanos del mundo. Estuve dos meses trabajando en Vancouver antes de la pandemia, después tres en Japón, cuatro en Argentina. Evidentemente estoy empadronada aquí en Madrid, pero siempre que esté disponible voy a la Argentina.

"Vivir allá no es algo que me haya planteado, pero me encanta pasar máximo de tiempo cuando voy. Ahora ya le estoy diciendo a Chino que la próxima me tiene que llevar a las Cataratas, Córdoba, no conozco el Perito Moreno. Nos tenemos que poner las pilas", reconoce en plan charlas de pareja.

-Siempre se habló de un spin-off y los creadores de "La casa de papel" no descartan la idea. ¿Dejarían esa ventana abierta?

Morte: De la misma manera que dije al comienzo que la serie tenía que descansar, ¿sabés lo que para mí sería perfecto, más que un spin-off? Es que dentro de unos años, de 5, de 8, de 10, de repente dijeran 'Vamos a hacer otra temporada de oro' y hacer una La casa de papel is back (está de regreso). Eso me encantaría.

Corberó: Yo voy a ser súper honesta. Al día de hoy no me seduce, porque estoy en ese proceso de cerrar un ciclo y todos teníamos esta sensación de que tenía que terminar. Pero no me gusta cerrar puertas con nada ni con nadie y, quién sabe, a lo mejor en unos meses me doy cuenta de que me apetece.

Con la mira puesta en la ficción argentina
Nuevos aires se avecinan para la dupla de este Zoom. Tras el adiós a la icónica serie que dio la vuelta al mundo vía streaming, Úrsula Corberó y Álvaro Morte navegan otras aguas.

“Empiezo a filmar una película a mediados de mes, que va a dirigir Jorge Dorado, con quien trabajé en las series The Head y El Embarcadero. Es algo mucho más pequeño, pero, después de hacer tanta cosa épica, me gusta la calma de poner un poco los pies en la tierra”, cuenta Morte.

Y en sintonía con Corberó (que tiene una propuesta para trabajar en la Argentina, pero aún no está cerrada) anticipa una posible serie en nuestras tierras: “Me han tentado, tanto para producciones argentinas como para producciones americanas rodadas en la Argentina. Hay un proyecto, que todavía está en el aire, en el que quieren que yo haga de argentino".

Y, a modo de ruego final, suelta: "Si finalmente sale, espero que su pueblo me trate benevolamente cuando escuche el acento”.

 

Fuente: Clarin

Visitantes en LÍNEA.

Hay 153 invitados y ningún miembro en línea

Elecciones Santo Tomé.

Elecciones Intendente: Los SOCIOS de las Alianzas, serán tenidos en Cuenta?
  • Votos: 0%
  • Votos: 0%
  • Votos: 0%
Votos Totales:
Primer Voto:
Ultimo Voto: