Mató a su amigo, se atrincheró y murió baleado por la policía

Nacionales
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Durante el operativo también resultaron heridos cuatro efectivos bonaerenses. El hombre efectuó unos 300 disparos. Tenía antecedentes penales

Un hombre con antecedentes penales permaneció alrededor de 10 horas atrincherado en su casa de la localidad bonaerense de Caseros, en la que mantuvo cautivo a un amigo y efectuó unos 300 disparos, hasta que finalmente murió baleado por la policía que irrumpió en la vivienda y halló muerto al rehén, informaron ayer fuentes judiciales, policiales y el ministro de Seguridad provincial, Sergio Berni.

Desde las inmediaciones del domicilio donde transcurrió la toma de rehenes, Berni dijo a la prensa que, en base a la evaluación realizada por una psicóloga que tomó contacto con el agresor, éste estaba bajo un "delirio místico descontrolado", que cada vez que intentaban hablar con él "respondía con disparos" y que estaba parapetado de tal forma que mantenía una posición "prácticamente infranqueable".

Sobre el otro fallecido que aparentemente recibió un balazo, el ministro dijo que hay que evaluar en qué situación se hallaba en la casa y que, de acuerdo a lo establecido por el médico policial, "por la temperatura y la rigidez del cuerpo llevaba de seis a siete horas de fallecido", es decir que estaba muerto cuando irrumpió la policía en el PH situado en Tres de Febrero al 3900, de Caseros, luego de romper una pared.

Durante el operativo también resultaron heridos cuatro policías bonaerenses, dos con heridas leves de esquirla, otro en el tórax con una bala que no llegó a ingresar al pulmón y el tercero y más grave, en la arteria femoral, por lo que fueron llevados al hospital Ramón Carrillo, adonde se dirigió Berni tras hablar con la prensa.


Gabriela Winogora, directora del hospital Ramón Carrillo, aseguró que el efectivo que recibió la herida de mayor gravedad, quedó internado en terapia intensiva tras haber sido sometido a una cirugía que duró más de seis horas y que le realizaron un “bypass venoso”.

La situación comenzó en la noche de este lunes, pasadas las 23.30 horas, en la vivienda tipo PH que pertenecía a Alejandro Maldonado (42), quien se hallaba con su esposa, una empleada de la Fiscalía General de San Martín; un amigo, identificado como José Cáceres (47) y la mujer y el hijo de éste.

Según los datos preliminares aportados por el propio Berni en base a testimonios recabados hasta el momento, se produjo una situación en medio de la cual Maldonado habría intentado ahorcar a su esposa, tras lo cual le realizó maniobras de RCP para reanimarla.

En medio de ese cuadro crítico, los presentes se retiraron del domicilio, donde el dueño de casa se atrincheró con su amigo aparentemente como rehén.


Tras la denuncia realizada tanto por los allegados como por los vecinos que comenzaron a escuchar disparos, la policía rodeó la casa y fue convocado el Grupo Halcón.

Según Berni, durante toda la noche se intentó negociar con el atrincherado, quien efectuó unos de 300 disparos hacia el exterior con una escopeta calibre 12/70 tipo Ithaca y con una pistola calibre 9 milímetros, y no formuló ninguna exigencia durante la negociación.

 

Fuente: El Litoral