Amenaza de bomba en un avión de Aerolíneas Argentinas

Nacionales
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El incidente ocurrió en medio de las vacaciones de invierno en la mayor parte del país; se investiga lo sucedido


Un avión de Aerolíneas Argentinas que había despegado rumbo a Ushuaia, Tierra del Fuego, en plenas vacaciones de invierno en la mayor parte del país, debió interrumpir su viaje y aterrizar en Comodoro Rivadavia, Chubut, debido a una amenaza de bomba a bordo.

De acuerdo con lo publicado por el sitio ADN Sur, “la información fue confirmada por personal de la Unidad Regional en un comunicado”. Allí se indicó: “El Turno de prevención de la UOSP Comodoro Rivadavia recibe comunicación de la Torre de control anoticiando que estaría arribando un vuelo de la empresa Aerolíneas Argentinas declarado en emergencia por amenaza de bomba a bordo”.

Por precaución y en medio de la investigación, cerraron el aeropuerto de forma completa tras el aterrizaje.

El vuelo afectado fue el identificado como “AR 1882″. Había partido antes de las 5 de la mañana desde Aeroparque, ciudad de Buenos Aires, con cerca de 170 personas. Debía llegar a destino unas tres horas más tarde.


Según las autoridades que informaron al respecto, “se activó el PCA y personal de Unidades Operacionales de Seguridad Aeroportuaria Preventiva (UOSP) toma contacto con personal de la empresa aérea, quien informa que la amenaza habría ingresado a través de un llamado anónimo al 911 de la ciudad de Buenos Aires, declarando que el vuelo de AR 1882 LVHKV rumbo a Ushuaia tendría una bomba dentro de un equipaje”.

De acuerdo a lo confirmado por fuentes de Aerolíneas Argentinas a LA NACION, las personas en viaje eran “172 pasajeros y 6 tripulantes”. El avión amenazado es una aeronave Boeing 737 MAX.

Evacuación

Tras el aterrizaje, que tuvo lugar pasadas las 7.30, personal de la Policía de Seguridad Aeroportuaria comenzó con un operativo especial para revisar pieza por pieza y con un escáner móvil el equipaje de los pasajeros. Lo hacen junto a expertos en explosivos que además se dispusieron a registrar el interior de la aeronave.

Por su parte los pasajeros fueron atendidos y contenidos en el aeropuerto por empleados del lugar.

“No nos dijeron nada en ese momento. Nos dijeron que debíamos aterrizar por una situación en Comodoro y recién cuando bajamos comentaron que era por una amenaza de bomba”, contó uno de los pasajeros a ADN Sur.


Inmediatamente después del aterrizaje, el aeropuerto decidió dirigir la aeronave a un sector remoto de la estación. Allí se encontraban miembros del Servicio de Salvamento y Extinción de Incendios (SSEI) dependiente de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC), oficiales de la Policía de Seguridad Aeroportuaria y personal de la brigada de explosivos de la Policía de Chubut. Todos fueron convocados como parte del Plan de Contingencias Aeroportuarias.

Entonces las personas a bordo del avión fueron desembarcadas y guiadas hacia el hall de arribos.

A la par, personal de la brigada de explosivos ingresó a la nave, donde examina el equipaje, cabina y bodega. Se trata de un rastrillaje para detectar un posible artefacto explosivo. Por el momento no hay novedades ni confirmación al respecto.

Aerolíneas Argentinas informó que toda la operatoria se realizó en comunicación con el juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional N°2 a cargo del juez Sebastián Ramos, quien interviene en la causa.

 

Fuente: El Litoral