Primavera de optimismo en Nueva York: la segunda ola de coronavirus se debilita

El Mundo
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

La cantidad de casos diarios bajó de un promedio de 4.000 a 2.000. La vacunación, clave para frenar los contagios.

Después de meses de casos de coronavirus persistentemente altos, la ciudad de Nueva York parece haber llegado finalmente a un punto de inflexión. La segunda ola en la ciudad está menguando, medio año después de haber comenzado.


Así lo declaró este martes el comisionado de salud de la ciudad de Nueva York, el doctor Dave Chokshi.

A lo largo de abril, los casos de virus, las hospitalizaciones y las muertes fueron disminuyendo, y los epidemiólogos lo atribuyen al aumento de la tasa de vacunación, además de la llegada de un clima cálido, que atrae a la gente al aire libre.

Desde un pico de la segunda ola de casi 8.000 casos en un solo día en enero, la ciudad de Nueva York tenía un promedio de alrededor de 2.000 casos de virus por día hasta la semana pasada.

Los funcionarios de salud pública dicen que para julio, si la ciudad se mantiene en su trayectoria actual, ese número podría caer por debajo de los 600 casos por día, quizás menos.

Pero también advierten que la desigual cobertura de vacunación podría llevar a una situación en la que el virus persista en algunos rincones de la ciudad, pero no en otros.

Desigualdades en la vacunación
Manhattan, el distrito con el ingreso familiar medio más alto, está mucho más vacunado que el Bronx, el más pobre, lo que refleja la desconfianza a las vacunas en algunas partes de la ciudad y subraya las desigualdades de larga data en la atención médica que el virus ha dejado al descubierto.

Y hay indicios de que el ritmo de las vacunas se está desacelerando. Hasta ahora, el 52 por ciento de los adultos de la ciudad han recibido al menos una dosis.

“No podemos confundir el progreso con la victoria, y estos próximos dos meses en particular son críticos con respecto a nuestra campaña de vacunación y con nuestros objetivos de llegar a todos los neoyorquinos que podamos”, señaló el martes el Dr. Chokshi en una entrevista.

"Vamos a redoblar nuestros esfuerzos con respecto a pensar en el acceso y asegurar aún más que la vacuna sea lo más accesible posible", remarcó.

Una larga segunda ola
La segunda ola en Nueva York no ha sido tan severa como la devastadora primera oleada que azotó la ciudad en marzo y abril de 2020. Pero los epidemiólogos y los funcionarios de salud pública se sorprenden de cuánto tiempo ha durado.

Desde que comenzó esta ola el otoño pasado, casi 50.000 neoyorquinos fueron hospitalizados con Covid-19.

La cifra alcanzó su punto máximo a principios de enero, con casi 6.500 casos por día en promedio durante la peor semana. Luego, las nuevas infecciones comenzaron a disminuir, pero se estabilizaron en un nivel alto de casi 4,000 nuevos casos por día durante todo marzo.

El recuento de casos fue plano, pero la epidemia estaba cambiando. Habían llegado las vacunas y el número de vacunas aumentaba a decenas de miles cada día.

Pero incluso a medida que más personas obtuvieron protección, el virus se volvió más transmisible. Dos nuevas variantes estaban reemplazando rápidamente a otras formas del coronavirus. Ambos fueron significativamente más contagiosos que el virus del año pasado.

Vacunas y nuevas variantes
Los expertos en salud pública hablaron de un tira y afloja entre las variantes y la campaña de vacunación.

Durante un tiempo, hubo un punto muerto. A fines de marzo, parecía que las variantes estaban aumentando ligeramente y los nuevos casos diarios parecían aumentar brevemente.

Luego, los nuevos recuentos de casos comenzaron a caer a principios de abril, pasando de casi 4.000 casos al día a principios de mes a unos 2.000 al día.

La tasa de pruebas positivas de siete días también disminuyó y ahora está entre el 3 y el 4 por ciento, según los datos de la ciudad. Es la más baja desde el otoño, pero aún mucho más alta que su mínimo del 1 por ciento el verano pasado.

Lejos del fin
Más de 1.500 pacientes de Covid-19 permanecen internados en la ciudad de Nueva York, y el número de muertos en algunos días sigue siendo de alrededor de 40.

Epidemiólogos y funcionarios de la ciudad advierten que la epidemia no está cerca de terminar en la ciudad, a pesar de que hay señales prometedoras.

Las hospitalizaciones han disminuido más rápido para las personas mayores de 65 años, un grupo priorizado para las vacunas desde el principio, que para otros grupos.

Pero mientras que algunos barrios ahora tienen tasas de positividad de menos del 1 por ciento, en otros esa tasa es seis o siete veces mayor.

“Me siento bien de que estemos comenzando a ver un efecto de la vacuna en la transmisión aquí”, expresó el Dr. Denis Nash, epidemiólogo de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de la Ciudad de Nueva York.

"Pero todavía tenemos un largo camino por recorrer, y hay tantos neoyorquinos y tantos barrios que están más afectados por esta pandemia que se están quedando atrás", señaló.

Las zonas más golpeadas
En general, Manhattan tiene una tasa de positividad del 1,5 por ciento, y en algunas zonas ricas, la tasa de positividad ha estado por debajo del 1 por ciento durante los últimos siete días.

Sin embargo, el virus sigue siendo una amenaza significativa en rincones de la ciudad como Sunset Park, Brooklyn, un vecindario mayoritariamente inmigrante donde gran parte de los habitantes son latinos o asiáticos.

Allí, la tasa de positividad sigue siendo del 6 por ciento.

Cepas más contagiosas
Las formas nuevas y más contagiosas del virus, en particular B.1.1.7., La variante que se detectó por primera vez en Gran Bretaña, y B.1.526, la variante detectada por primera vez en Nueva York, representaron más del 75 por ciento de los casos analizados en esta ciudad en la semana que comienza el 5 de abril, los últimos datos disponibles.

También hubo un aumento pequeño pero preocupante en la variante detectada por primera vez en Brasil, que representó casi el 3 por ciento de los casos secuenciados. Eso es particularmente inquietante porque en Brasil se ha demostrado que esa variante rompe la inmunidad de una infección previa.

Pero en la ciudad de Nueva York, hasta ahora, parece que la combinación de inmunidad previa a la infección e inmunidad a la vacuna ha evitado un gran aumento en los casos debido a las variantes, como la que afectó a Gran Bretaña después de las vacaciones de invierno. Los casos en la ciudad ahora están disminuyendo incluso cuando aumenta la proporción de casos que son las variantes. Esa es una noticia alentadora para los epidemiólogos.

También hubo noticias positivas de estudios de laboratorio que muestran que las dos vacunas principales que se utilizan en Estados Unidos, Pfizer y Moderna, son efectivas contra la variante de Nueva York, que es responsable de aproximadamente el 40 por ciento de los casos nuevos.

Acelerar la vacunación
El verano pasado, en los meses posteriores a la primera ola, el recuento diario de casos llegó a menos de 300 en promedio. El Dr. Chokshi dijo que anticipó que el recuento de casos caería por debajo de 550 por día, un umbral que la ciudad estableció como meta el año pasado, para julio.

Sin embargo, para llegar allí, los funcionarios de salud pública dicen que deben aumentar las tasas de vacunación en toda la ciudad.

Las zonas con bajas tasas de vacunación, dicen, podrían permitir brotes localizados, similares a los que la ciudad vio en 2019 con sarampión. Por esa razón, los esfuerzos lentos, de persona a persona, para vacunar a las personas deben ocupar un lugar central.

A principios de abril, no era raro que se administraran 100.000 dosis de vacunas al día en la ciudad de Nueva York. Pero el ritmo de las vacunas ha comenzado a desacelerarse en las últimas dos semanas. La desconfianza hacia las vacunas es un factor significativo. El lunes se administraron 45.000 dosis.

Fuente: Clarin.com

Visitantes en LÍNEA.

Hay 197 invitados y ningún miembro en línea

COVID-19. NUMEROS DE EMERGENCIA.

Elecciones Santo Tomé.

Hay 3 Candidatos Perfilados a Intendente.
  • Votos: 0%
  • Votos: 0%
  • Votos: 0%
  • Votos: 0%
Votos Totales:
Primer Voto:
Ultimo Voto: