El Papa endurece las leyes contra los abusos sexuales

El Mundo
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

La revisión de la reglamentación se fija en la pederastia, en el abuso sexual a mayores de edad, y resta arbitrariedad a las decisiones de los obispos en materia de sanciones.


El Vaticano anunció ayer una reforma histórica del Código de Derecho Canónico —la primera de esta envergadura en 40 años—, que endurece las sanciones contra los abusos a menores, pero también a mayores en una situación de vulnerabilidad de distintos tipos.

La modificación incluye, además, un artículo que define la pederastia como “un delito contra la dignidad humana” que puede derivar en la expulsión del estado clerical, algo que las víctimas habían solicitado durante décadas y que hasta ahora no se incluía. La reforma, en realidad, organiza dentro del nuevo código todos los avances legales que ya se habían ido produciendo en los últimos meses. Especialmente después de la cumbre contra los abusos celebrada en el Vaticano en 2019, cuando se sentaron las bases de la nueva mirada de la Iglesia en este asunto.

Como novedad, el documento equipara el abuso a menores con el de determinados mayores de edad. Por ejemplo, cuando se considere que hay una posición de poder por parte de un clérigo sobre otra persona con finalidades sexuales, se aplicarán los mismos criterios que los que rigen para los menores. Una modificación que afronta el problema de los abusos en seminarios y que se encuentra en la base de los últimos grandes escándalos de la Iglesia, como el caso del cardenal estadounidense Theodore McCarrik, obligado a dimitir del estado clerical tras constatarse el sistema de abusos repetidos que puso en práctica en los años ochenta con seminaristas.

El nuevo código entrará en vigor el próximo 8 de diciembre para dar tiempo a las diócesis a estudiarlo. Pero, sustancialmente, especifica de forma más clara los delitos, se separan algunos que estaban agrupados bajo el mismo paraguas introduciendo modalidades como la pornografía infantil, y las sanciones se enumeran de forma exhaustiva. También se introduce una novedad de calado por la que se establece la posibilidad de suspender y sancionar a todos los fieles que cometan delitos de abusos y tengan algún tipo de responsabilidad en la Iglesia, aunque sea en una labor como ayudantes. Es decir, el código no solo aplica ya a clérigos, sino también a fundadores de movimientos religiosos laicos o administradores de iglesias. El cambio afectaría a muchos de los grandes escándalos vividos en la Iglesia en los últimos años que han permanecido impunes por la falta de herramientas para ser juzgados.


El Código de Derecho Canónico entró en vigor en 1983 y, desde entonces, no se había hecho ninguna reforma de este calado. El documento, de una dureza discutible, salió después del Concilio Vaticano II y suscitó amplias discusiones entre quienes consideraban que no era necesario que la Iglesia dispusiese de ese material. El papa Francisco consideró ahora que era “evidente” que se necesitaban cambios. “Muchos han sido los daños que ocasionó en el pasado la falta de comprensión de la relación íntima que existe en la Iglesia entre el ejercicio de la caridad y la actuación de la disciplina sancionadora”, admitió.

Fuente: El Litoral.

Visitantes en LÍNEA.

Hay 98 invitados y ningún miembro en línea

Elecciones Santo Tomé.

Hay 3 Candidatos Perfilados a Intendente.
  • Votos: 0%
  • Votos: 0%
  • Votos: 0%
  • Votos: 0%
Votos Totales:
Primer Voto:
Ultimo Voto:

COVID-19. NUMEROS DE EMERGENCIA.