El hombre más buscado en España es argentino: lo acusan de matar a su bebé en Barcelona

El Mundo
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Se trata de Martín Ezequiel Alvarez Giaccio, de 44 años. Fue el 24 de agosto. El nene tenía 2 años y nueve meses

La policía catalana busca en las terminales de transporte trenes Sants al argentino Martín Ezequiel Álvarez Giaccio.


En la calle de Arizala del barrio barcelonés de Sants Badal, dos oficiales de los Mossos d’ Escuadra -la policía local catalana- hacen guardia día y noche frente al edificio de época en el que vivió hasta hace días, con su pareja y su hijito de dos años y 9 meses, el argentino Martín Ezequiel Alvarez Giaccio, el hombre más buscado en Cataluña y en España porque habría cometido, se presume, un crimen atroz.


Con el aval de una orden judicial, el retrato del argentino circula por el aeropuerto de Barcelona, por las estaciones de trenes y de micros, por algunos rincones emblemáticos de la ciudad y por las redes sociales.

“Buscamos a Martín Ezequiel Alvarez Giaccio como persona relacionada con la muerte de su hijo en Barcelona. Si tienes información llama al 112”, dicen los carteles que detallan, además, que se trata de un hombre de 44 años, que mide 1,78 y que tiene “pelo rapado, barba recortada, piel morena, complexión atlética y ojos marrones”.

El argentino habría matado a su bebé para castigar a su pareja, quien había decidido terminar con la relación, algo que Alvarez no estaba dispuesto a aceptar.

Se habían separado hace pocos días y Alvarez, un economista argentino con ciudadanía española que estudió en la Universidad de Barcelona y había trabajado en el sector financiero, se había mudado a El Vendrell, a unos 70 kilómetros de Barcelona, donde vive su padre.

El martes 24 de agosto, Martín pasó por el departamento de la calle Arizala a buscar a su hijito “para llevarlo a pasear”.

Si fue a pie, habrá caminado por el Carrer de Sants hasta la Plaza de España y tal vez siguió por la Avenida del Parallel hasta el hotel Concordia. Caminando, son 45 minutos. En auto, 12.

Allí, donde una doble cuesta en torno a los 100 euros por noche y el director del hotel exhibe en el lobby su colección de casi 800 históricos encendedores Zippo, pidió una habitación que pagó en efectivo. Le dieron la 704.

Fotos y amenaza
Durante toda la tarde estuvo en la piscina del hotel con el bebé, filmándolo y sacándole fotos, según testigos, que enviaba a su ex mujer.

“Te vas a arrepentir”, la había amenazado cuando dejó la casa de la calle Arizala que compartían. Según supo luego la policía, la había intimidado también diciéndole que se suicidaría.

Ya había anochecido en Barcelona cuando Alvarez le envió a la mamá de su hijito su última señal: “Te dejo en el hotel lo que te merecés”, fue el mensaje letal que se clavó en su ex como un puñal.

Desesperada, la mujer corrió al Concordia. Quiso entrar pero no la dejaron por no estar registrada entre los huéspedes.

Cuando llegaron los Mossos d’Esquadra, debajo de la cama de la habitación 704 encontraron el cuerpito del bebé. Habría muerto por asfixia.

Las pruebas​
Las cámaras de seguridad del hotel registraron a Alvarez, con remera gris, jeans y zapatillas rojas, saliendo sigilosamente de la habitación y controlando no cruzarse con nadie.

Otra cámara captó el momento en el que salta el paredón de la piscina y escapa del hotel.

“Lo hemos buscado por todo el Montjuic”, comenta una oficial de los Mossos a Clarín en la puerta de la casa del presunto asesino. Y confiesa que cuánto más tiempo pase, más difícil será dar con él.

Martín Ezequiel Alvarez Giaccio apagó su celular y no dejó rastros.

Un taxista asegura haberlo llevado hasta la Terminal 1 del aeropuerto de Barcelona. Pero no hay registros de que hubiera tomado ningún vuelo, al menos con su nombre.

De confirmarse que Alvarez asesinó a su bebé para vengarse de su ex, su caso provocaría tanto espanto como el que generó Tomás Antonio Gimeno, quien luego de decirle a su ex esposa: “No volverás a verlas”, habría sedado a sus hijas de 6 y de 1 año, las habría arrojado al mar y luego se habría suicidado, en Tenerife, en las islas Canarias.

El cuerpo de Olivia, la mayor, fue encontrado 45 días después de su desaparición. No hay noticias de Anna, la menor, ni de Gimeno, su papá.

En Sants Badal, el barrio de los Alvarez Giaccio en Barcelona, los vecinos no lo pueden creer. Nunca estuvieron tan poblados los balcones del edificio de ladrillo a la vista de cinco pisos que está justo enfrente al de tres pisos y 23 departamentos, en uno de los cuales vivía Alvarez con su familia.

El dueño del local de reparaciones de fotocopiadoras e impresoras que está al lado dice no recordar al argentino ni a su mujer ni al bebé. “Vi su foto en la televisión pero no tengo presente haberlo visto por aquí, en el barrio. Y eso que tengo este local desde hace 40 años”, dice a Clarín.

Y mientras la Justicia española está por librar un pedido de captura internacional, su auto permanece estacionado donde lo dejó, en una de las plantas subterráneas del edificio de la calle Arizala, enfrente del departamento por donde pasó a buscar a su bebé el martes 24 de agosto.

 

 

Fuente: Clarin

ACTUALIZÁ SIEMPRE NUESTRO SITE!

Visitantes en LÍNEA.

Hay 259 invitados y ningún miembro en línea

Elecciones Santo Tomé.

Elecciones Intendente: Los SOCIOS de las Alianzas, serán tenidos en Cuenta?
  • Votos: 0%
  • Votos: 0%
  • Votos: 0%
Votos Totales:
Primer Voto:
Ultimo Voto: