Marsella, una tierra de narcos y bandidos en donde Macron comenzó su carrera por la reelección

El Mundo
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Sus barrios del norte son el Fuerte Apache de Francia. Guerra de narcos, tráfico de estupefacientes y de armas de la guerra, una constante.

El presidente Emmanuel Macron y el primer ministro de Italia, Mario Draghi, en Marsella. 


Marsella y sus barrios al norte de la ciudad son el Fuerte Apache de Francia. Guerra de narcos, tráfico de estupefacientes y de armas de la guerra de las Balcanes, ajustes de cuentas a balazos de Kalashnikov, viviendas sociales insalubres o inhabitables, áreas donde la policía no puede entrar, escuelas donde los maestros tienen miedo de dar clases.


Un “no mans land”, donde reina la venta de hachís, heroína, cocaína, con los precios escritos por los “dealers” en las paredes, en el puerto más importante del sur de Francia, la segunda ciudad del país, con su pasado fenicio. Narcotráfico, escuelas destruidas, viviendas insalubres, prostitución, inmigración ilegal , guetto, donde viven 870.018 personas, frente al Mar Mediterráneo.

El presidente Emmanuel Macron decidió recomenzar su trabajo, tras sus vacaciones en la Costa Azul, y lanzar su campaña de reelección presidencial desde allí.

Durante tres días, el jefe de estado francés residirá en Marsella para lanzar “el más radical cambio global contra las pobrezas acumuladas” porque existe “una urgencia social”. Quiere multiplicar los lazos, especialmente en el deporte, la cultura y el alojamiento.

Macron quiere responder “a la urgencia de seguridad, social y sanitaria en Marsella”. Un plan de rehabilitación de la ciudad, una no anunciada visita y caminata por los barrios abandonados de la zona norte, que es el Far West marsellés, y un plan para acelerar la transformación de Marsella.

Desde el palacio de Pharo, Macron anunció que “la urgencia hoy es acelerar. Creo que todos hemos tenido la experiencia de la vulnerabilidad en este período. Yo creo que hay que repensar el ritmo”, dijo Macron.

“Marsella es una ciudad- mundo, con todos los desafíos que ella supone. Es una ciudad mas pobre que otras. Esta pobreza está enclavada pero también está llena de energía”, explicó el jefe de estado.

La ciudad de su corazón
El presidente de la República acaba de anunciar un plan de rehabilitación de la ciudad elaborado, según el Elíseo, con los funcionarios electos locales.

Atrás quedaron los días en que Macron pasaba sus vacaciones presidenciales allí. El presidente presentó un ambicioso plan destinado a dar nueva vida a “su ciudad de corazón”, y la segunda metrópoli más grande de Francia, plagada por el ajuste de cuentas vinculadas al narcotráfico.

Acompañado por siete ministros, el jefe de Estado fue recibido por el alcalde socialista de Marsella, Benoît Payan, en el ayuntamiento, ataviado con los colores francés, europeo y marsellés (azul y blanco). Pero también con el fondo de “Macron dimisión” de los manifestantes.

“Esta es una ciudad en una situación financiera desesperada, que no está a la altura de lo que debería estar. Hace mucho que falta a sus citas ”, lamenta el alcalde socialista Benoît Payan, de 43 años.

El jefe de Estado presentó su plan "Marsella en grande" el jueves por la tarde en el Palacio Pharo. El presidente anunció la liberación de importantes recursos financieros en tres sectores en los que Marsella está muy retrasado: transporte, renovación urbana y escuelas.

La situación en muchas escuelas es alarmante. La ciudad ha lanzado un vasto plan para renovar más de 200 de las 444 escuelas de la ciudad por un monto de 1.200 millones de euros, parte de los cuales serán pagados por el estado.

Las propuestas también apuntan a cubrir el evidente déficit de transporte, en una ciudad que tiene solo dos líneas de metro para 870.000 habitantes. La red lleva décadas de retraso.

Finalmente, se espera que las inversiones rehabiliten viviendas sociales deficientes, insalubres. Tres después del colapso de un edificio en la rue d'Aubagne, que había sacado a la luz las malas condiciones sanitarias de muchos edificios, no se ha lanzado realmente ninguna operación de rehabilitación a gran escala contra las viviendas deficientes.

"Esta es la primera vez que escuchamos a un presidente tan atento a los funcionarios electos y actores locales", declaró Martine Vassal, presidenta (LR) del Consejo Departamental de Bouches-du-Rhône, al final de un intercambio entre Emmanuel Macron y funcionarios electos locales en el Ayuntamiento.

“Hay algo insoportablemente monárquico. Según la Constitución es el Primer Ministro quien lo cuida. Estamos a ocho meses de las elecciones presidenciales. Todos entienden que está haciendo campaña. Aquí, es la peregrinación de las promesas a Marsella ", criticó Jean-Luc Mélenchon, diputado del LFI por Bouches-du-Rhône, al salir del encuentro.

El "Far West"
Macron se reunió luego con los habitantes de los distritos del norte en la ciudad de Bassens el miércoles por la tarde. Una salida que no estaba en la agenda. Muchos residentes lo saludaron entre la multitud.

Un hombre le preguntó sobre la importancia de la "trazabilidad" y el "seguimiento" de las inversiones, cuyo impacto se siente muy poco en los barrios. También denunció el "amiguismo", los "arreglos entre amigos" en el ámbito político, que contribuirían a las disfunciones de la ciudad.

Los jóvenes exigieron "trabajo", "escuelas" que funcionen. “¡Los funcionarios electos!. Nunca los vemos!", lanzó un vecino del barrio. "Hay cosas que avanzan y hay áreas en las que la situación sigue siendo muy difícil", dijo Emmanuel Macron, quien disfrutó de un largo y animado paseo. Otras mujeres angustiadas han expresado su cansancio, su deseo de escapar de un barrio en el que siempre han vivido.

"Ante nuestros ojos, mafias asesinas y sin escrúpulos", denunciaron.

El jefe de Estado no podrá eludir el pizarrón de la inseguridad y el narcotráfico. Discutirá este tema en la comisaría de policía del norte de Marsella. El ministro del Interior, Gerald Darmanin, prometió 300 policías adicionales.

Entre los barrios problemáticos de la ciudad, esta Les Lauriers. Un gran bloque de construcción, casi incongruente en un momento en que la renovación urbana destruye, reconstruye para romper estos grandes bloques monolíticos.

De esta pobre área del decimotercer distrito de Marsella proceden los hermanos Ahamada, más conocidos con el nombre del "clan de los negros". Un hermano tristemente famoso en la ciudad y con razón. Durante 10 años, su nombre se ha asociado con el tráfico de drogas y el ajuste de cuentas. Ha habido cinco en los últimos meses, a tiros de Kalashnikov.

Macron destinó 169 millones de euros para renovar el hospital de la Timone y el Hospital Norte y 50 millones para la creación de una casa de mujeres.Unos anuncios interrumpidos por una feroz tormenta, que forzaron a Macron a frenar su discurso y refugiarse bajo un paraguas.

Nuevas medidas
El jefe de Estado presentó la “escuela del futuro” en Marsella. Habrá 10 micro-colleges y 10 micro liceos en la ciudad para el 2022. Una forma de conjurar los prejuicios durante el aprendizaje.

Los jóvenes que quieran lanzar su propia empresa podrán recibir un “capital joven creador” y un acompañamiento.

En las cités, donde están los alojamientos sociales en mal estado, como en la zona norte, el presidente quiere que exista “una boca única de iniciativas de contratación”, de formación de jóvenes y de programas de alternancia.Al menos 100 jóvenes marselleses harán una formación profesional en Bouches du Rhone con los militares, los aviadores y la infantería.

Los colegios son territorio de nadie en el norte de Marsella . El presidente ha decidido que sean los directores de cada escuela quienes elijan su equipo pedagógico en las escuelas primarias.

Para favorecer la comunicación con la zona norte,donde viven los más desposeídos y está arrasada por el tráfico de drogas, el desempleo, la violencia y los ajustes de cuentas,Macrón anunció la automatización del metro, la creación de cuatro líneas de tranways y 5 lineas de ómnibus de alto nivel.

”Es apenas un debut pero es parte de la contribución del estado para abrir y comunicar al barrio norte de la ciudad”, dijo el presidente.

Por último, una decisión: no habrá más “no man´s land” en Marsella. La policía entrará a todos los barrios, a toda hora, a imponer ley y orden, para que deje de reinar el miedo.

 

Fuente: Clarin

ACTUALIZÁ SIEMPRE NUESTRO SITE!

Visitantes en LÍNEA.

Hay 136 invitados y ningún miembro en línea

Elecciones Santo Tomé.

Elecciones Intendente: Los SOCIOS de las Alianzas, serán tenidos en Cuenta?
  • Votos: 0%
  • Votos: 0%
  • Votos: 0%
Votos Totales:
Primer Voto:
Ultimo Voto: