Proclamaron rey a Carlos III: una ceremonia que reunió a los más poderosos del Reino Unido

El Mundo
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Las actividades comenzaron con la reunión del Consejo de Ascensión; esta fue la primera vez en la historia que se transmitió en vivo.

“God save the King”, dijo el jefe de ceremonias. Gran Bretaña tuvo así oficialmente proclamado un nuevo rey, Carlos III. Cada uno de los miembros del Privy Council firmaron su proclamación y luego lo hizo el soberano. Una ceremonia milenaria del tiempo de los sajones.

Así se firmó en Reino Unido la continuidad de una monarquía de 1000 años, cuya transición representa hoy Carlos III, el nuevo rey. El soberano fue oficialmente nominado a las 10.05 de la mañana del sábado, tras la muerte de Isabel II, su madre.

En el balcón del palacio de St. James, bajo un cielo gris, Carlos III fue proclamado oficialmente rey, tras una ritual ceremonia, con todo el ceremonial militar típico de la Familia Real británica y sus uniformes.

Los Guardias del rey en el patio. Los cañones comenzaron a disparar desde la Torre de Londres. Luego tres Cheers a Su Majestad. Después de la ovación, la guardia real entonó “God save the King”.

Una ceremonia milenaria

En el normando palacio de St. James, al lado del palacio de Buckingham, sobre el boulevard The Mall, el Privy Council se reunió, anunció y firmó la proclamación de Carlos III como del nuevo soberano británico. Todos de luto, con corbatas negras o trajes oscuros.

El primero en firmar el decreto fue su hijo y heredero, el príncipe de Gales, William, y la reina consorte Camilla, llamada Regina, y la primera ministra Liz Truss. Más el arzobispo de Canterbury, el jefe de la iglesia anglicana, que tendrá la responsabilidad de coronar al nuevo rey.

No estaba en la ceremonia su hijo Harry, a pesar de que es el quinto en la línea de sucesión. No forma parte del Privy Council, al haberse ido del país. Pero el, su esposa y sus hijos y su familia son príncipes y Su Alteza Reales, con derecho a la reverencia ahora, por ser los hijos directos del soberano. Pero Harry sigue siendo Consejero del rey como fue antes de la reina, aunque no la ejerza.

Al nuevo rey lo acompañaron su hijo William, que fue nominado príncipe de Gales por su padre el viernes, en su discurso a la Nación. También estaba allí Camilla, la reina Consorte.

En la más vieja institución legislativa británica se mantuvo una coreografía milenaria. Una trono sobre una plataforma, que incluía la letra ER (Elizabeth Regina). Ahora se deben retapizar como CR, Charles Rex. Tras su proclamación, entró el rey vestido de jacket, rodeado por su esposa y su hijo. El soberano hizo su primera declaración.

“Es mi deber más doloroso anunciarles la muerte de mi amada madre, la Reina”, dijo. “La pérdida irreparable que todos sufrimos”.

“Es el mayor consuelo para mí saber de la simpatía expresada por tantos a mi hermana y hermanos, y que un afecto y apoyo tan abrumador se extienda a toda nuestra familia”, continuó.

“A todos nosotros como familia en cuanto a este reino, y a la familia más amplia de naciones de las que forma parte, mi madre dio un ejemplo de amor de toda la vida y de servicio desinteresado”, dijo en su primer discurso.

“El reinado de mi madre fue inigualable en su duración, su dedicación y su devoción. Incluso mientras nos afligimos, damos gracias por esta vida tan fiel”, afirmó. Y prometió que dedicará “lo que me quede de vida” a su nuevo rol.

El rey Carlos III firmó dos copias para confirmar que se ha tomado el juramento, antes de que el príncipe William y la reina consorte, Camilla, firmaran como testigos.

Luego firmó la declaración de ocho órdenes del Accession Council, que lo proclamó. Declaró feriado el día del funeral de su madre, cuyo día exacto no se ha fijado aun.

Los poderosos del Reino

En un salón de damasco bordeaux, con las grandes obras de la pinacoteca real, allí estaban los ex primeros ministros como Boris Johnson, David Cameron, John Major, Gordon Brown, Tony Blair y Theresa May, todos en primera fila y conversando.

A ellos se sumaban los líderes de la oposición, los jefes de los otros partidos políticos y todos aquellos que tuvieron el privilegio de haber sido nominados por la reina Isabel en el privy Council y sesionar en el mayor secreto. Por primera vez en la historia, fue televisada la ceremonia. En la primera parte el soberano no estaba presente. Fue presidida por Penny Mordaunt, una de las aspirantes a ser primer ministro y miembro del Privy desde que fue secretaria de defensa.

Todos en luto, en una ceremonia tan sombría como esperanzadora. Era el símbolo de la continuidad, en medio de un fúnebre silencio.

Cómo fue la ceremonia

Penny Mordaunt anunció oficialmente la muerte de la reina y se firmó la proclamación del nuevo soberano. Fue la primera vez desde 1952 que se celebra esta ceremonia desde que Isabel II asumió al trono, tras la muerte de su padre.

Carlos, expríncipe de Gales, fue automáticamente nominado rey el jueves al morir su madre. La ceremonia de asunción es una paso constitucional fundamental y un capitulo esencial en la nominación del nuevo monarca. Hasta ahora había sido un evento de hombres. Es la primera vez que las mujeres participan en la ceremonia de asunción de un rey.

El nuevo rey los esperaba en otra sala, con su trono en bordeaux en el medio. Todos miraban asombrados. Era la primera vez que entraban a un escenario similar para la asunción de un rey en Gran Bretaña.

Tres generaciones de británicos nunca lo vieron. Allí estaban los hombres y mujeres más importantes del país contribuyendo a su nominación. En una galería había libros de condolencias para escribir sus mensajes, que cada uno de los invitados firmó.

Pero un nuevo estilo, menos impenetrable, más emocional y temperamental, está naciendo con Carlos III.

En sus discursos, en sus gestos, es más próximo que su madre, la reina Isabel, que hizo del misterio el instrumento para permanecer 70 años en el trono. La modernización ha comenzado en la Casa de Windsor, con un nuevo sello pero las mismas tradiciones.

 

Fuente. El Litoral